Oct 24, 2012

en Para Pacientes | 0 Comentarios

La Enfermedad Renal en los Niños.

Los beneficios que nos brindan los riñones inician desde el momento del embarazo, por lo tanto, también se está expuesto a que se puede presentar en cualquier etapa de nuestra vida una alteración en su función ya sea desde el momento intrauterino o durante el crecimiento y desarrollo de los niños, adolescencia.

En el desarrollo intrauterino de los seres humanos, a partir de la cuarta semana del embarazo, se comienza a formar un sistema renal transitorio, el producto de esto es lo que posteriormente se convertirá en el riñón. Es importante mencionar que el riñón al momento de nacer los parámetros de la función renal es cuantitativamente inferior a la de los niños mayores o del adulto, esto es debido a factores como el nivel de madurez de estos órganos al momento de nacer solamente alcanzan entre el 20% al 40%, así como la asociación de estos valores con la talla y peso del neonato. Por lo tanto esto no indica que el neonato o lactante tenga la función renal alterada ya que ese es el valor normal para esa edad y esto se debe a que los riñones alcanzan su función total hasta los 2 años de vida.

El desarrollo de la Insuficiencia Renal Crónica en los niños es una realidad y las enfermedades renales son de naturaleza variada por su origen anatómico o inmunológico se dice que puede ser por 2 vías principales, la primera debido a enfermedades congénitas es decir, mal formaciones al momento del desarrollo intrauterino del niño y la segunda es debido problemas autoinmunes y producir glomerulonefrítis agudas o crónicas, ya sean estas primarias del riñón o secundaria a otras enfermedades como el lupus eritematoso sistémico. Estas vías en nuestros niños ocupan el 50 % cada una del origen de la insuficiencia renal.

En lo que se refiere a los problemas congénitos se pueden enumerar: ausencia de riñones, de tamaño pequeño, obstrucción de la vía urinaria en cualquier segmento, defectos de la vejiga tanto en tamaña como en función. La mayoría de estos problemas se pueden reparar y evitar el desarrollo de una insuficiencia renal crónica, pero el temor a una cirugía correctiva temprana, esto hace que se deteriore la función renal y evolucionan a una etapa terminal y así llegar a una Diálisis.

Por otro lado, lo que se refiere a las enfermedades de causa inmunológica, como las glomerulonefrítis primarias o secundarias afectan directamente al riñón y las metabólicas como la diabetes o la hiperuricemia afectan de manera secundaria.

La Insuficiencia Renal Crónica en los niños es un grupo de síntomas clínicos complejos que resulta del deterioro progresivo de la estructura anatómica y que las pérdidas del parénquima o tejido renal sobrepasen el 50%, reduciendo las funciones. En algunas enfermedades puede ser asintomática.

En nuestro país se reportan que 2 casos nuevos de insuficiencia renal crónica cada mes con una incidencia de 4.2 niños con IRC por cada millón de habitantes y una prevalencia de 14 niños con IRC por cada millón de habitantes, comparativamente en estadísticas de Europa reportan rangos de 3 a 6 niños con IRC por cada millón de habitantes. Siendo el sexo masculino ligeramente mayor con un 52% de frecuencia replicando los datos de otros países. Las edades de aparecimiento se dan en dos etapas la primera etapa es en el primer y segundo año de vida y el segundo pico es de los 10 a los 12 años.

El origen de la insuficiencia renal se mantiene en nuestro medio es en el 50% de casos, aun no se sabe la causa y son de diagnostico tardío es decir se diagnostica al momento de ingresar a un programa de diálisis, pero de los que se le diagnostica se reporta 50 % por causas Anatómicas congénitas y el resto de causas glomerulares a la cabeza las glomerulonefrítis crónicas.

Las manifestaciones clínicas o signos y síntomas, las de origen por defecto anatómico u obstructivo se reportan niños con poliuria (orina mucho), orina en la cama (enuresis), incontinencia, anemia, infecciones de la vía urinaria, retraso del crecimiento y pueden presentar huesos torcidos o fracturas.

Las enfermedades de origen glomerular suelen presentar hematuria (sangre en la orina), proteinuria u orina con espuma, edema, niño hinchado, hipertensión arterial o antecedentes de estos síntomas en su historia clínica.

El Tratamiento, Este puede ser de tipo conservador o el de terapia de reemplazo de la función renal. En la terapia conservadora se maneja con dieta baja en proteínas y sal (sodio), así como los suplementos vitamínicos para la anemia, el calcio, la vitamina D activa, eritropoyetina que es la hormona encargada de producir glóbulos rojos.

La terapia de sustitución renal en las que se encuentra el trasplante renal, la diálisis peritoneal, y la hemodiálisis que su finalidad es mantener la sangre libre de tóxicos, el equilibrio de los líquidos y electrolito. De estas 3 modalidades la de primer escoge es el trasplante renal, ya sea donante vivo o cadavérico, que restablece el crecimiento y desarrollo del niño, permitiéndole más libertad para su dieta, estudio, diversión, con una vida más cerca a lo normal, tanto para el niño como el resto de la familia, pero cumpliendo con la medicina anti rechazo de forma permanente y puntual.

La segunda opción es la diálisis peritoneal ambulatoria ya sea manual o automatizada con maquina cicladora, esta terapia le permite al paciente poder nutrirse de manera más adecuada sin restricciones de volumen y carga de proteínas con una mejor tolerancia.

La técnica consiste en administrarse volumen de soluciones de diálisis en el abdomen que es Donde se encuentra el peritoneo, de manera constante con horarios de 4 a 6 horas, esta de forma manual 4 o 5 veces al día y si es por maquina cicladora se conecta durante toda la noche todos los días, para poder limpiar la sangre mientras el niño duerme.

La hemodiálisis es un procedimiento que se administra de 2 a 3 veces por semana con un tiempo de 3 a 4 horas por sesión, puede causar molestia de una dieta más estricta, reducir la cantidad líquidos orales entre cada hemodiálisis y además es necesario, para cada tratamiento, se requiere una maquina de hemodiálisis y un acceso vascular que puede ser un catéter o una fístula. El daño a la función en renal en pediatría, se puede evitar desde el momento del embarazo con un ultrasonografia en la que se evalúe a los riñones y no tener temor a las cirugías de corrección anatómica esto para los defectos congénitos; pero si observamos que el niño se hincha, orina con espuma, sangre en la orina o nos reportan que la presión arterial no está en el valor normal, o historia de insuficiencia renal en la familia, debemos consultar sobre cómo están los riñones de nuestros niños

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *